Cómo limpiar el cutis

Es muy importante hacernos una limpieza de cutis con frecuencia, ya que mejoraremos la textura, claridad, flexibilidad y salud de nuestra piel. No importa la edad que tengas, si mantienes tu piel limpia, verás cómo se rejuvenece poco a poco, y va consiguiendo una apariencia mucho más luminosa.

Limpiar el cutis

La limpieza de la piel, es la parte más importante de nuestra rutina diaria. Con una limpieza adecuada conseguirá eliminar, la suciedad, las células viejas, el polvo, el maquillaje y las bacterias, dejando los poros libres de obstrucciones para que la piel pueda respirar.

Una vez tengamos la piel limpia en profundidad, ya la tendremos preparada para recibir los nutrientes y lípidos que nos aplicaremos de forma tópica.

Pasos a seguir para la limpieza de cutis:

1 - Empezaremos el proceso de limpieza, aplicando un poco de agua tibia en el cutis y cuello.

2 - Luego nos aplicaremos el limpiador con la ayuda de una esponja suave o con los dedos, y con movimientos circulares. Empezando por la cara y bajaremos hasta el cuello, no nos tenemos que olvidar ésta zona. No tenemos que frotar demasiado, haremos movimientos muy suaves masajeando la tez, para mejorar la circulación y aflojar  la suciedad y células muertas. Aconsejamos tener especial cuidado con la piel de alrededor de los ojos, ya que ésta es mucho más delicada que el resto.

3 - Una vez bien aplicado el limpiador por toda la tez, nos enjuagaremos con abundante agua tibia para retirarlo. No nos tenemos que olvidar de enjuagar el cuello y el cuero cabelludo, ya que si nos dejamos restos de limpiador podemos obstruir los poros otra vez y atraer la suciedad.

4 - Nos secaremos la cara con ayuda de una toalla suave. No tenemos que frotar, simplemente darnos pequeños toques para eliminar la humedad.

5 – Aplíquese un tónico a base de aguas florales y una crema hidratante adecuada para su tipo de piel, ésto nos ayudará a sellar la humedad de la superficie de la piel y a ofrecerle alimento, ya que es cuando la piel está más receptiva.

Aplicar limpiador

Recomendaciones para una buena limpieza de cutis:

 - Aconsejamos limpiar la piel dos veces al día, a menos que la hayamos expuesto a mucha contaminación, suciedad o polvo. Con dos veces al día, es más que suficiente para cualquier tipo de piel. Si la limpiamos con demasiada frecuencia, corremos el riesgo de eliminar los aceites naturales que contiene la piel por naturaleza. Es muy importante limpiarnos el rostro antes de retirarnos a dormir, ya que si no lo hacemos la acumulación de suciedad durante la noche, puede formarnos erupciones.

- Elija un jabón limpiador adecuado para su tipo de piel, no tiene que ser demasiado seco, ya que nos puede secar mucho la piel y ocasionarnos daños con el tiempo, ni demasiado rico en grasa, ya que nos puede obstruir los poros y provocarnos erupciones. Es muy importante saber si tenemos una piel seca o grasa para elegir un limpiador adecuado a nuestra piel, y sobre todo para evitar que nos la dañemos.

-Un limpiador para pieles secas, debe contener hierbas y aceites nutritivos.

-Un limpiador para pieles grasas, debe contener hierbas naturales que reduzcan la producción de grasas y aceites. De esta manera conseguiremos equilibrarla y darle un aspecto uniforme y sin brillos.

Limpiadores de cutis

-Un limpiador para pieles sensibles, tiene que contener productos no agresivos para no irritar la piel, no tienen que contener perfumes y tiene que ser ultra suave.

Los limpiadores tradicionales están hechos con ingredientes naturales como la avena molida, lentejas o garbanzos. La tez  mejora y se aclara con hierbas naturales como la cúrcuma, amalaki, neen, y sándalo, también con leche, yogurt, crema de miel y aguas florales.

Podemos hacernos un limpiador casero mezclando ingredientes naturales, que nos puede durar una o dos semanas. De lo contrario compraremos un limpiador a base de hierbas naturales que sea suave y tonifique la piel.

 - Tenemos que limpiarnos la piel con agua tibia. El agua no tiene que ser ni muy caliente, ni muy fría.

-El agua caliente, reseca la piel y provoca daños irreparables con el tiempo.

-El agua fría no diluye la suciedad que tenemos en la piel, por lo que no conseguimos limpiarla bien. Los poros continúan llenos de suciedad.

- Si utiliza esponjas o trapos, asegúrese de que estén bien limpios y suaves. No es necesario utilizarlos para conseguir una limpieza efectiva, con la ayuda de las manos es suficiente.

- Tenemos que tener las manos bien limpias antes de limpiarnos la cara, ya que si las tenemos sucias, no conseguiremos una buena limpieza. Aconsejamos utilizar una cinta para el pelo, para evitar que éste se nos venga a la cara.

-Si queremos una limpieza más profunda, utilizaremos exfoliantes faciales, y abriremos los poros de la piel con un poco de vapor de agua caliente.

Limpiar al vapor

-Las mascarillas faciales, son muy eficaces para dar un extra de nutrición en nuestra tez, las utilizaremos de vez en cuando para reparar la piel estropeada.

NOTA: para que la piel nos quede bien limpia, tendremos que saber qué tipo de piel tenemos. Podemos tener una piel mixta, grasa o seca. En las perfumerías venden productos muy eficaces, y específicos para cada tipo de piel. Recomendamos comprar limpiadores a base de hierbas y productos naturales.