Cómo limpiar una plancha

La plancha, es un herramienta muy útil, que en muchos hogares se utiliza diariamente. Con ella conseguimos que nuestros trajes queden sin ninguna arruga y con una apariencia perfecta. En ésta página le explicaremos unos pasos simples para limpiar la plancha, en tan solo 15 minutos.

Planchas limpias

Pasos para limpiar una plancha:

1 - Primero tiene que leer detenidamente, el manual de instrucciones del fabricante. En éste le indicarán si su plancha funciona con agua destilada o bien con agua del grifo.

2 - Una vez hemos leído el manual de instrucciones, sabremos si nuestra plancha descalcifica el agua automáticamente mediante un filtro reemplazable, o bien, se descalcifica manualmente.

Si la plancha se descalcifica automáticamente, tendrá que reemplazar el filtro, según recomiende el fabricante.

Si la plancha se descalcifica manualmente, prepararemos una mezcla de agua con vinagre y la pondremos en la cámara de agua de la plancha. Luego le daremos al botón de vapor, para descalcificar todos los orificios de la plancha, y repetiremos la operación con agua corriente.

Limpiar plancha con vapor

3 - Luego limpiaremos la placa de la plancha. Para las planchas con revestimiento antiadherente, simplemente pasaremos un trapo humedecido con agua tibia y detergente suave. Para limpiar la placa de la plancha, siempre tenemos que esperar a que esté completamente fría, y sobretodo desenchufada de la corriente.

Trucos para limpiar una placa quemada:

Con una nana: Si la placa de la plancha se nos ha quemado, frotaremos la superficie quemada, con una nana de acero hasta eliminar las zonas quemadas. Para que éste proceso funcione, la placa de la plancha tiene que estar caliente, pero siempre desenchufada de la corriente.

Con cera de una vela: Cuando la placa de la plancha esté caliente la desenchufaremos y pasaremos una vela por la zona quemada. Luego con la ayuda de un papel de lija frotaremos la cera que hemos aplicado, hasta que se quite la mancha de quemado.

Plancha y vela

Con bicarbonato: Calentaremos la placa de  la plancha, y luego la desenchufaremos de la corriente. Seguidamente aplicaremos en la superficie de la placa un poco de bicarbonato, y con la ayuda de un papel de lija, frotaremos las manchas quemadas.

Con sal: Pondremos sal en un trozo de papel, y luego pasaremos la plancha dando círculos por encima del papel con sal. Nos quedará la placa reluciente.

NOTA: éstos trucos, solo los utilizaremos para limpiar placas sin revestimiento antiadherente.

Consejos y recomendaciones:

-Si se le ha pegado un trozo de plástico en la placa de la plancha, lo podremos quitar pasando la plancha por encima de un papel de aluminio espolvoreado con sal. Plancharemos el papel de aluminio con sal, y el plástico enganchado se irá aflojando. Nunca rasque la placa con ninguna herramienta metálica ya que podría causar daños irreparables.

-Si los orificios de la plancha se han obstruido con almidón o por la acumulación de suciedad, una manera muy fácil de limpiarlos, es aplicando una mezcla de agua y vinagre en los orificios, con la ayuda en un bastoncillo para las orejas.