Como limpiar los muebles de madera

Limpiar madera

Mucha gente me pregunta cómo limpiar sus muebles de madera. Muchas veces se trata de mesas y sillas fabricadas con una madera que se oscurece o que van adquiriendo con el tiempo una capa de suciedad que luego resulta muy difícil de limpiar. También es posible que al intentar que la madera brille de nuevo se dañe el esmalte original. Por todo ello, quiero invitarles a leer los siguientes consejos sobre cómo limpiar correctamente los muebles de madera.

Quitar la suciedad acumulada

Un mueble de madera antiguo casi seguro que tendrá una capa de suciedad acumulada que ocultará su verdadera belleza y que con una limpieza normal no se va. Veamos dos métodos de eliminar esta capa y ayudar a la madera a recobrar su brillo original utilizando ingredientes únicamente naturales, que garanticen la buena conservación de la madera.

Aconsejamos probar estos métodos con un trozo de madera pequeño o con una parte que normalmente esté oculta por si el resultado no es el esperado. De esta manera evitaremos un desastre que no tenga vuelta atrás.

Si no conoce el valor de la madera y sospecha que se trata de un mueble antiguo, conviene que se ponga en contacto con un experto para que le asesore sobre cómo debe realizar la limpieza y si los siguientes métodos podrían afectar o no al resultado final.

Limpiar muebles de madera

1 – Mezcla de vinagre, linaza y trementina:

Necesitaremos: Aceite de linaza que no sea crudo (de lino), trementina, vinagre blanco, un trapo limpio, un cepillo de dientes viejo, cartón, guantes de goma, un lapicero, la aspiradora,  toallitas de papel, y un recipiente pequeño desechable. Si se trabaja en un lugar muy poco ventilado, aconsejamos también una mascarilla ya que la mezcla produce un fuerte olor.

Prepararemos el área de trabajo. Cómo hemos dicho anteriormente, la mezcla tiene un olor muy potente por lo que si es posible, puede intentar trabajar la madera en un espacio exterior, de modo que el olor no se quede impregnado en el interior de su casa.

-        Usaremos las toallas de papel para frotarlas sobre los muebles de madera, con este primer paso eliminaremos la suciedad exterior de los muebles. Podemos también hacer uso de la aspiradora con el accesorio del cepillo para acceder a las zonas más difíciles dónde se acumula el polvo y la suciedad.

-        Como segundo paso realizaremos la mezcla: A partes iguales de aceite de linaza, trementina y  vinagre blanco.

Trementina

-        Mojamos los trapos en la mezcla y frotamos de nuevo la madera, siempre en dirección de la veta y con cuidado que el líquido no se quede fijo en el madera, debe quedar bien extendido de manera homogénea. Continuaremos frotando hasta que la suciedad desaparezca, pero sin llegar a dañar la superficie.

-        Usaremos el cepillo de dientes para alcanzar las zonas difíciles. Mojaremos las cerdas en la mezcla anterior y aplicaremos en aquellas zonas de difícil acceso, como ranuras,  grietas y esquinas.

-        Dejar secar la madera toda la noche.

-        Una vez seca, pasar un trapo limpio para recuperar el brillo.

Mueble con brillo

2 – Zumo de limón y aceite de oliva:

Necesitaremos: Zumo de limón, aceite de oliva, un trapo limpio, un cepillo de dientes viejo, cartón, toallitas de papel, guantes de goma, aspiradora con accesorio de cepillo y un recipiente pequeño desechable.

Se trata del mismo procedimiento que en el método anterior, pero en este caso la mezcla será la utilizada por el limón y el aceite.

Limon y aceite de oliva

-        Elegiremos la zona de trabajo y colocaremos el cartón para no ensuciar. Nos ponemos los guantes y comenzamos a limpiar los muebles de madera con las toallitas de papel. Las esquinas y hendiduras las repasaremos con el cepillo de la aspiradora.

-        La mezcla ahora consiste en partes iguales de aceite de oliva y jugo de limón exprimido.

-        Mojamos un trapo en la mezcla y limpiamos la superficie de la madera en dirección de la veta. Igual que antes tendremos cuidado que no se empape la madera, por lo que aplicaremos el producto sobre el trapo y no sobre ésta.

-        Ahora también usaremos el cepillo de dientes para las zonas difíciles

-        Dejar secar y pasar un trapo limpio para que aparezca el brillo.